Alucina vecina: campamentos urbanos (I). Experiencias en urbanizaciones

– José Miguel Alonso Rodrigo –


El sol ya se esconde. “¡A cenar!”, grita nuestra madre. Ya sentados a la mesa, en familia con la tele de fondo, mamá suspira y le comenta a papá que se ha encontrado con la vecina en el ascensor. “Me preguntó que íbamos a hacer con los niños este verano”. Ella había descubierto una empresa que cuidaba a los niños en la comunidad.

Cada vez más espacios privados se convierten en las épocas estivales en improvisadas escuelas infantiles y campamentos juveniles. Un nuevo nicho de mercado para las empresas de ocio, que se suman a los servicios existentes para las comunidades de vecinos, como la seguridad, la limpieza o el mantenimiento de jardines y piscinas.

Las grandes zonas urbanas se han extendido hacia las zonas rurales en forma de mega ciudades residenciales, ciudades dormitorio. Un horizonte de bloques de hormigón diseñados para albergar comunidades de trabajadores, que van de casa al tajo y vuelta a casa. Y te levantas por la mañana y vuelves a hacer lo mismo. Tajo, casa, dormir, tajo, casa, dormir… ¡Stop! ¡Qué estamos haciendo, necesitamos parar! Cambiemos, necesitamos volver a los principios básicos. Comunidad. Compartir. Calma. Diversión.

Hacer espacios comunes y compartidos está al orden del día. Preguntaos lo siguiente: ¿si gastamos tanto en que mejore la estética y limpieza de las zonas comunes, cuidando la imagen del lugar donde vivimos y la satisfacción de toda nuestra comunidad de vecinos, por qué no continuar y compartir esta idea con la siguiente generación? ¿Por qué no revitalizar aún más estos espacios y enseñar a nuestros hijos que la comunidad no es solo saludarse en el ascensor? Esto solo se consigue haciendo cosas juntos.

Servicios de ocio en comunidades de vecinos

Un ejemplo de estos servicios son los campamentos en urbanizaciones. Los campamentos surgieron como una necesidad de ocupar el tiempo de ocio de los meses de vacaciones. Y sobre todo, ese mes en el que aún estamos trabajando y vuestros hijos os toman la delantera.

Non ti preoccupare, todo es posible.

  • Zonas desaprovechadas se llenan de risas. Muchísimas empresas están adaptando su trabajo para adecuarlo a estos espacios, dependencias desocupadas y desérticas durante las jornadas laborales.
  • Posibilidades (casi) infinitas. Las actividades son muchas pues, a las que ya se realizaban de manera habitual en los campamentos, ahora podemos multiplicar los servicios con piscinas, pistas de pádel o tenis y hasta gimnasios.
  • Las cosas hechas en casa gustan más. Tus hijos disfrutarán de las actividades en espacios conocidos, protegidos y con la seguridad de estar en casa. Qué bueno es irse tranquilo al trabajo mientras los niños viven el verano.

Instrucciones básicas para un planazo de verano

Conseguir este planazo veraniego para tus hijos está en tus manos. Sí aún no sabes cómo hacerlo, te damos sigue estos sencillos pasos:

  1. Mamás, tenéis la llave del castillo. Poneos de acuerdo y pensad qué queréis para vuestros hijos este verano.
  2. Con esa súper idea, buscad una empresa que lleve a cabo el trabajo y os mime.
  3. Haced piña y pedid una junta extraordinaria al presidente de la comunidad para que todos los vecinos aprueben la idea.
  4. 1 de julio, ¿el resultado? Solo se escuchan risas en la comunidad.

Crea comunidad. Comparte con los demás. Empieza por un campamento en tu urbanización.

Y para terminar de poneros los dientes largos, una recomendación “de cine” con toda la  estética campamentil. ¿Quién reconoce la peli?  😎

 

Pasa la Risa

Acerca de Pasa la Risa

Empresa de ocio y tiempo libre dedicada al ocio integral y personalizado. Realiza animaciones en fiestas y eventos, campamentos, actividades extraescolares, excursiones y viajes. Porque la calidad nos importa!!!

Un comentario en “Alucina vecina: campamentos urbanos (I). Experiencias en urbanizaciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *