Archivos de la categoría Ecoaprendices

Sólo si respetas al medio ambiente podrás convertirte en ecoaprendiz.

Viajes de fin de curso con adolescentes: ¿quién dijo miedo?

a la guerra

Lo reconozco: en casa de Pasa La Risa, la guerra durante la adolescencia fue ardua. Pero como siempre, los padres se llevaron la victoria. En las excursiones con adolescentes, pasa algo parecido: por más que lo intenten, los monitores se las saben todas. No olvidemos que fueron jóvenes hace no mucho.

Bromas aparte, el colectivo social del adolescente es toda una aventura para un monitor. Al monitor experimentado con el rol de “padre” no le pasan una, el monitor alocado pero sin “filtro” le pirra el adolescente, y para el coordinador de la actividad “es una excursión odiosamente complicada”; pues para el adolescente en plenitud de decisión (o eso creen ellos) el estar lejos de sus parientes dominantes les brinda la oportunidad de la libertad absoluta y plena… ¡Menudo problema para los que curramos ese día con ellos!

Como veis, yo soy “papá” y “coordinador”, pero  lo tengo claro. Al adolescente es posible cansarle igual que a los pequeños, y por las noches duermen como enanos. Os damos algunas pautas para encontrar su excursión ideal.

Sigue leyendo Viajes de fin de curso con adolescentes: ¿quién dijo miedo?

10 historias de campamento (que tus hijos no te han contado)

recuerdos de campamento

Hay una ley no escrita que de forma espontánea surge entre los chavales que disfrutan de un campa:

.

Esta puede ser una de las razones por las que los padres de los campistas acaban por no enterarse de las experiencias que han vivido sus hasta entonces inocentes retoños 😉

Pero eso va a cambiar. Os sacamos de ese pozo de desconocimiento recogiendo algunas anécdotas para que disfrutéis como ellos: historias de campamento que tus hijos seguro que no te han contado… y que te harán dejar de dudar y salir corriendo para buscarles campamento de verano (si todavía no te has apuntado, nosotros te esperamos con los brazos abiertos en nuestro Ecofun Camp, en Pelayos de la Presa).

Aviso a navegantes: estas historias van aliñadas con humor, y esperan sacarte una sonrisa; échale tú también humor, lector. 

  • La morriña que desapareció como por arte de magia

Día 1, nostalgia. Día 2, indiferencia. Día 3, libertad. Qué poco tarda uno en olvidarse de los padres cuando estás todo el día jugando. ¿Qué más se puede pedir en vacaciones?

  • Se busca muchacho en tienda ajena

Gracias a Decathlon (y su mobiliario de camping que se abre en menos de un pestañeo) ya no escuchamos tanto aquello de “quién sabe montar esta tienda de campaña”… Pero, como todas las tiendas son iguales, se producen momentazos como que un pequeño campista acabe en la tienda otro.

  • 80.000 kilómetros de viaje sin destino

¡Ay la impaciencia de la juventud! Ante una ruta senderista, los monitores tiran de canciones, bailes y artimañas para que sigan andado sin preguntar a cada minuto cuánto queda. La animación continúa hasta que alguien pregunta “¿estáis seguros de que era por aquí?” ¡Ups! Parece que alguien se despistó en la anterior encrucijada. Vuelta atrás.

  • El misterio de los niños que aprendían a fregar platos

Sin padres, los niños se vuelven más autónomos. Se dice que en una ocasión una madre llamó al teléfono del coordinador porque no daba crédito a las últimas noticias sobre su churumbel: su hijo fregaba sus propios platos. O_o

  • Roñosos y felices

“La roña les hace felices”, dijo un monitor bien avanzando el campamento, cuando intentó que los niños se asearan como dios manda. Pero todo hay que decirlo, la roña les rehuye.

  • 15 días y 15 noches

Los padres vuelven a ser novios y felices… 15 días de San Valentín.

  • ¿Cargadores en los árboles?

Los enanos todavía se piensan que los móviles en medio del campo funcionan… “Aquí no tengo cobertura”, se decían unos a otros.

  • Amigos para siempre

La amistad se magnifica como en el Gran Hermano. “El próximo año vuelvo seguro”. “Si tu vienes, yo también”. “Siempre seremos los mejores amigos”. Qué entrañable.

  • Talentos desconocidos

Los niños se convierten en los protagonistas de flash dance en la fiesta de fin de campamento. Ni en Eurovisión se ve tanto talento junto.

  • Sonrisas y lágrimas

Y la mejor para acabar con cariño, TODOS LOS NIÑOS Y LOS MONITORES LLORAN el último día.

Lugares de cuento en Madrid para niños

Estefanía Alonso Rodrigo


¡Nos fuimos pa Madrid! Decía la canción de El Barrio, pa descubrir y explorar, pues hasta a los más autóctonos de la capital, se nos escapan sus rincones mágicos.

Existen numerosos rincones en la capital que pueden ser muy útiles para explotar la imaginación de los niños, os mostramos los que más nos han encantado: Templo de Debod, Casita de Ratoncito Pérez y El parque del capricho. Sigue leyendo Lugares de cuento en Madrid para niños

Construye tu huerto mini con y para niños

José Miguel Alonso Rodrigo


Haz tu huerto

Desde muy peques, todo hemos hecho crecer judías y lentejas, rodeándolo de un esponjoso algodón y arropándolo con una robusta sábana en forma de envase de yogur. Hemos visto los frutos de nuestro trabajo y nos hemos hermanado con la naturaleza tras este taller.

Esta asignatura, aprobada en nuestra generación, ha ido desapareciendo con la entrada del nuevo siglo, sus formatos nuevos de educación y la tecnología.

¿Qué os parece recuperar esta bonita actividad? Sacamos del trastero un pequeño taller, destinado a continuar poniendo de moda, esta gran actividad, que grandes y pequeños llevan tanto tiempo practicando, el huerting urbano y ¡en casa!  Y como nos dedicamos a los niños, os contamos porqué incluirles en el taller.

Sigue leyendo Construye tu huerto mini con y para niños

Eco cumpleaños, una opción más verde para tu fiesta

José Miguel Alonso Rodrigo


eco fiesta de cumpleaños

Todos los padres saben, que la celebración del cumpleaños de los pequeños de la casa, está a la altura de grandes eventos como las Navidades o el fin de año. Un niño sin cumpleaños está perdiendo la oportunidad de crear recuerdos de su infancia. Así que, sin lugar a dudas la frase más sonada en las fechas cercanas será ¿qué hacemos este año?

Las opciones siempre han sido diversas, pero con la escasez de tiempo de los padres, la organización de esta celebración se hace cada vez más difícil. El parque de bolas o la hamburguesería de turno se han proclamado los lugares de referencia de nuestro siglo.

¿Cambiamos?  Muchos ya hemos tomado la senda de una vida más sostenible y adecuada para el medio ambiente, y poco a poco vamos haciendo más y más actividades que son respetuosas con nuestro entorno.

Continuar con este camino y conseguir que nuestros hijos convivan con el mundo de esta manera marcará la diferencia para su felicidad y el futuro del planeta.  Y de paso se lo trasmitimos a los hijos de los demás. Con unos sencillos gestos podemos organizar una divertida y ecológica celebración de cumpleaños.

Sigue leyendo Eco cumpleaños, una opción más verde para tu fiesta

Educación ambiental para el desarrollo rural

José Miguel Alonso Rodrigo


Viva Guarromán, arriba Peleas de Arriba, toma Guasa.

¡Olé mi pueblo!

desarrollo rural

Quién no tiene un pueblo. Los pueblos son algo alucinante. Sus nombres, sus peculiaridades, su historia… Es el inicio de la civilización moderna, repleta de agricultores y ganaderos, de artesanos, todos en la cumbre de la cadena trófica de los alrededores de las ciudades.

Quién no conoce historias como esta: la del primo o el amigo cuyo tío del abuelo tenía un burrito que subía y bajaba todos los días al pueblo con un surtido de alguna legumbre extraña o una suculenta hortaliza… Pues sí, el pueblo es reconocido por todos como las raíces, como el origen desde el cual emigramos a la ciudad.

Hubo un tiempo en el que huir del aguacil o robarle los higos al tío de tu archienemigo infantil era una diversión asegurada.

¡Olé mi pueblo! Pero el pueblo, su vida y tradiciones ya son un recuerdo. El pueblo está triste, apagado y abandonado. Ya no viene la gente, y ya no quieren vivir en él. Los urbanitas se han olvidado de comprar el billete de metro para volverse al pueblo. Y poco a poco, las casas se abandonan, los campos dejan de ser cultivados y la economía pasa a ser una esquela en el periódico.

El pueblo necesita una mano, ¿no creéis? Apuntaos a poner vuestra semilla. Nosotros os proponemos la nuestra: más educación ambiental.

Sigue leyendo Educación ambiental para el desarrollo rural

Los modernos también plantan: agro hispters

– José Miguel Alonso Rodrigo –


Que los hipster han llegado para quedarse un tiempo es un hecho que nadie discutirá nunca, ¡más os vale a todos! Que seguirá siendo una aventura explicarle a mi abuela “qué eeeh lo que’s eso” tampoco creo que vaya a cambiar.

Las modas han ido y venido durante nuestra historia biológica. El ser humano puso de moda plantar en casa, en vez de cansarse desplazándose a recolectar. Fue a la guerra en vez de encontrar la paz y el consenso. Y cambió la ambición por la humildad. Y ahora como todas las modas, volvemos a ponernos manos a la obra con algo tan milenario como es la agricultura. Podemos llamarlo agro hipster, cosas de modernos o como queramos, pero la verdad es que no le hace mal al mundo en que vivimos.

los hipster tb plantan

De pequeño me crié en un pueblo, disfrutando de eso que los cosmopolitas echan de menos:aire fresco, paz y verde, bastante verde por todos lados. Allí las modas, como todo en los pueblos, se simplificaban con “todas las ovejas al mismo redil”, pues todos teníamos que ser rectos y estar en la misma sintonía. Allí las otras culturas urbanas no tenían mucha relevancia. Allí solo se hacían cosas de pueblos. Graneros, cabras, perrerías a las gallinas del vecino… ya me entendéis.  Y solo se tenía contacto con otras modas y culturas cuando se salía de excursión a visitar los pueblos más grandes de la zona o aparecía un nuevo foráneo a vivir con un estilo concreto de pensar.

Ha sido en mi vida adulta, durante mis estudios, cuando de verdad encontré el sentido y utilidad a las modas. No me refiero a que no las tuvieran antes para mí, pero para ser seguidor no puedes saltar de unas a otras, como si de un  descubridor del nuevo mundo se tratase. Yo solo encontraba una tribu, la estudiaba, recogía toda la información vital y proseguía mi camino. Esto y otras muchas experiencias de mi vida acaban por ser lo que te define y escribes. Ahora a caballo entre el ecologismo más práctico y el ocio, intento llevar a cabo proyectos para dar a conocer los que quizás mañana será una moda. ¡Ojaaaaalá! Sería bonito dejar más huella.

Hace ya la torera de 10 años que planto y me instruyo en la agricultura y horticultura ecológica. Me confieso: debo de ser eso que llaman agro hispter. Contra todo pronóstico, he conseguido esa paz que te da el saber lo que haces, y he logrado sentirme bien cuidando de tomates y lechugas, y transmitiendo ese conocimiento a los más pequeños en talleres y campamentos.

Aquí es donde, en los últimos años, me he dado cuenta que, sin las modas, no sería posible llegar a ver y devolver a la vida esta actividad que ya nadie quiere ni ver en los pueblos.  Gracias a modas y etiquetas como las de los agro hipsters era más posible que nunca encontrar huertos urbanos en solares, coles y balcones.  Y junto a ellos, personas que redescubren la naturaleza y aprenden a cuidar el medio ambiente: niños que aprenden a cultivar la tierra o a las mayores cocineras, que son las madres, recolectar sus plantas aromáticas del alféizar de la cocina.

La agricultura ecológica ha llegado para quedarse y gran parte de este éxito ha sido llevado a cabo por las gentes de las culturas que hoy bañan las calles de las ciudades.