Archivo de la etiqueta: recuerdos de la infancia

Feria artesanal para tus fiestas de fin de curso

José Miguel Alonso Rodrigo


cartel fiesta fin de curso

Se acerca el día más esperado para los niñ@s, ese día que llevan todo un año esperando, ese día en el que solo vale disfrutar , ese día de da comienzo a las tan esperadas “vacaciones de verano”. Hablamos de la fiesta de fin de curso.

Entre las funciones de los peques que practican durante todo el año, los hinchables que les ponen en los patios del colegio, las actuaciones de algunos profes para quedar bien con los padres, un sinfín de actividades que no siempre son las más adecuadas, se encuentra nuestra propuesta, “la gran feria artesanal”.

Juegos feria

Esa actividad tan famosa que suelen montar los feriantes en las típicas fiestas de los pueblos pero, de una forma más tradicional, antigua y familiar.

 Casetas de colores con lanzamientos de dardos o pesca de pececitos, entre otras en cada caseta. Animadores trileros que te dejarán con la boca abierta y sin saber como lo ha hecho.  Zancos para que los peques se sientan más altos y puedan hasta tocar el cielo. Lucha de gladiadores como en la edad media en la que se medirán a su adversario.

feria artesanal feria dardos

Un montón de diversión para el que no necesitas mucho espacio y, te aseguras que tanto los niños como los padres y abuelos que asistan a la fiesta, se lo pasen bomba con los juegos de toda la vida.

Una navidad sostenible es posible. Recuerdos de infancia

econavidad

Cuando llega la navidad, todos y cada uno de nosotros nos hemos apretado el cinturón para que durante los meses anteriores, la bolsa del dinero se haga mas grande y las fiestas navideñas se nos hagan baratas, pero sin duda, una de las escenas mas navideñas es el derroche.

Hoy en día, incluso en navidad nos surgen diferentes escenarios para no gastar o gastar con cabeza. De esto se trata y nosotros queremos daros unos consejos para que todo lo que hagas sea lo mas ECO del mundo.

  • Comida y bebida ecológica. La de pasta que se gasta la abuela en productos de marca y mariscos para la comida de navidad, cena de fin de año o la comida del día de reyes. Esta no es la mejor y mas sostenible fiesta pues, malgastas mucho dinero para luego tirar la comida al tuper o a la basura. Aprovechar a comprar productos de producción sostenible y no gastar en productos que atentan contra el medio ambiente.
  • Regalazos artesanos. El desfase de gasto se ve si cabe excedido cuando hablamos de los regalos. Nadie hace sus regalos ya. Todos nos vamos a la tienda mas cercana, a las grandes superficies, con el consecuente incremento de los gastos e impacto al medio. Quédate en casa y recicla, renueva, rehabilita o rebusca entre las cosas de casa y haz regalitos personalizados. Son mucho mas reconfortantes cuando los terminas y los haces con cariño.
  • En casa o de viaje. Las navidades en casa de la familia son un clásico y de hecho (dejando a un lado que ya no vivimos unos tan cerca de otros, hay que desplazarse) la opción mas ecológica. Pero muchas familias ya han encontrado en viajes en navidad una opción mas aceptada por evitarte la cocina, el trajín de gente por nuestra casa y la locura de la limpieza post fiesta. En estos casos, os damos una herramienta mas ecológica para mitigar todo lo que conlleva nuestro viaje, desplazamientos, contaminación, hoteles sin certificaciones eco, y otras muchas cosas que pasan en nuestro país no eco. Nuestras herramientas, el sentido común, buscar hoteles y cómete el sobrecoste de hacer las cosas bien, que comprar a proveedores ecológicos, que gestionan bien sus recursos y no desparraman. O pueden invertir el dinero de tus regalos en acciones verdes con alguna loca fundación o asociación (solo las legales) y restaurar un incendio, o lo que se te ocurra, pero con sentido común y, acordándote de que este sentido común no atente, sino que ayude, beneficie o mejore el mundo, el barrio, la ciudad donde vives o la aldea donde fuiste de vacaciones navideñas.

Lo primero es empezar con pequeños gestos, hacerlos habituales e irás tú mismo aumentando y mejorando sustancialmente la sostenibilidad de tu vida.

  • Tu fiesta, la decoración y alguna cosa mas. Los chinos no son los mejores productores del mundo, de echo, son el problema de la destrucción de hábitat, desaparición de especies y expolio de recursos naturales. Pero si elegimos hacer una fiesta de navidad, no malgastes en guirnaldas, fabricalas con tu familia y a disfrutar. Lo mismo nos pasa con todas esas cosas que nos pedimos por navidad . Papá Noel y los Reyes Magos (una animación infantil solicitada en navidad) pueden venir de una empresa que respeta el medio ambiente. ¿Quién sabe?

10 historias de campamento (que tus hijos no te han contado)

recuerdos de campamento

Hay una ley no escrita que de forma espontánea surge entre los chavales que disfrutan de un campa:

.

Esta puede ser una de las razones por las que los padres de los campistas acaban por no enterarse de las experiencias que han vivido sus hasta entonces inocentes retoños 😉

Pero eso va a cambiar. Os sacamos de ese pozo de desconocimiento recogiendo algunas anécdotas para que disfrutéis como ellos: historias de campamento que tus hijos seguro que no te han contado… y que te harán dejar de dudar y salir corriendo para buscarles campamento de verano (si todavía no te has apuntado, nosotros te esperamos con los brazos abiertos en nuestro Ecofun Camp, en Pelayos de la Presa).

Aviso a navegantes: estas historias van aliñadas con humor, y esperan sacarte una sonrisa; échale tú también humor, lector. 

  • La morriña que desapareció como por arte de magia

Día 1, nostalgia. Día 2, indiferencia. Día 3, libertad. Qué poco tarda uno en olvidarse de los padres cuando estás todo el día jugando. ¿Qué más se puede pedir en vacaciones?

  • Se busca muchacho en tienda ajena

Gracias a Decathlon (y su mobiliario de camping que se abre en menos de un pestañeo) ya no escuchamos tanto aquello de “quién sabe montar esta tienda de campaña”… Pero, como todas las tiendas son iguales, se producen momentazos como que un pequeño campista acabe en la tienda otro.

  • 80.000 kilómetros de viaje sin destino

¡Ay la impaciencia de la juventud! Ante una ruta senderista, los monitores tiran de canciones, bailes y artimañas para que sigan andado sin preguntar a cada minuto cuánto queda. La animación continúa hasta que alguien pregunta “¿estáis seguros de que era por aquí?” ¡Ups! Parece que alguien se despistó en la anterior encrucijada. Vuelta atrás.

  • El misterio de los niños que aprendían a fregar platos

Sin padres, los niños se vuelven más autónomos. Se dice que en una ocasión una madre llamó al teléfono del coordinador porque no daba crédito a las últimas noticias sobre su churumbel: su hijo fregaba sus propios platos. O_o

  • Roñosos y felices

“La roña les hace felices”, dijo un monitor bien avanzando el campamento, cuando intentó que los niños se asearan como dios manda. Pero todo hay que decirlo, la roña les rehuye.

  • 15 días y 15 noches

Los padres vuelven a ser novios y felices… 15 días de San Valentín.

  • ¿Cargadores en los árboles?

Los enanos todavía se piensan que los móviles en medio del campo funcionan… “Aquí no tengo cobertura”, se decían unos a otros.

  • Amigos para siempre

La amistad se magnifica como en el Gran Hermano. “El próximo año vuelvo seguro”. “Si tu vienes, yo también”. “Siempre seremos los mejores amigos”. Qué entrañable.

  • Talentos desconocidos

Los niños se convierten en los protagonistas de flash dance en la fiesta de fin de campamento. Ni en Eurovisión se ve tanto talento junto.

  • Sonrisas y lágrimas

Y la mejor para acabar con cariño, TODOS LOS NIÑOS Y LOS MONITORES LLORAN el último día.

Oda al juego

– Estefanía Alonso Rodrigo –


Los juegos, tal y como lo define el diccionario, “ayudan al estímulo mental y físico, además de contribuir al desarrollo de las habilidades prácticas y psicológicas”. Vamos, que son muy importantes para que los niños aprendan a ser sociables, potencien su imaginación, sean creativos y, a la vez, aprendan a ser un poco más independientes. También sirven de base  para inculcarles valores que les servirán durante toda la vida como la cooperación, el trabajo en equipo, la justicia, etc.

Por mi experiencia profesional (casi 10 años trabajando y aprendiendo de los niños), os puedo asegurar que “cualquier tipo de juego vale si los niños se divierten”.

Personalmente, siendo de la generación de “jugar en la calle”, solo podía disfrutar de mi tiempo de ocio cuando acababa los deberes. También tenía consola, pero jugaba poco porque siempre tenía una pachanga de fútbol con los amigos o una pequeña ruta en bici, nos íbamos todos a patinar o bajábamos las cuestas en monopatín.

Soy de un pueblo pequeñito de las afueras de Madrid y, para qué os voy a mentir, los recursos y servicios para divertirse no eran muy variados, pero nos las ingeniábamos muy bien para pasar unas tardes súper divertidas. Los árboles eran nuestros aliados cuando nos aburríamos… Sigue leyendo Oda al juego